¿Es bueno que un aceite de oliva pique?

Aceite ecológico en spray, ideal para ensaladas

Aceite de oliva virgen extra en spray

Es muy común que el aceite de oliva virgen tenga un cierto sabor amargo y que pique, a veces bastante, pero ¿son estas características buenas o malas?

El amargo

El amargo es un sabor muy característico en un aceite de oliva virgen. Este sabor es más intenso cuanto más verdes estaban las aceitunas en el momento de su recogida y se debe principalmente a los compuestos fenólicos presentes y lo bueno de estos compuestos es que son antioxidantes.

Cuando un aceite tiene pocos compuestos fenólicos, se dice que es dulce no por que tenga azúcar sino por que carece de amargor, astringencia o picor.

Hay personas que rechazan el aceite amargo y que incluso llegan a pensar que está defectuoso. Lo cierto es que es un atributo positivo, que alarga la vida del aceite, lo protege de la oxidación y le permite conservar sus propiedades nutricionales. Además nos aporta a los consumidores las mismas propiedades antioxidantes que tan positivas son para nuestra salud.

El picante

El picante no es un sabor, se trata de una sensación táctil de picor característica de muchos aceites, especialmente los elaborados a comienzos de cada campaña. Igual que con el amargor, el picante está más presente cuanto más verdes estaban las aceitunas en el momento de su recogida.

La sensación picante se nota en toda la boca y, especialmente, en la garganta. Puede llegar a hacernos toser al catarlo pero, al igual que el amargor, el picante de un aceite se debe a los compuestos fenólicos y por tanto no solo no es negativo si no que es beneficioso para nuestra salud.

Dicho esto, hay variedades de aceituna como la picual en las que el picor y el amargor están muy marcados, cosa que las hace más estables con el paso del tiempo pero también existen otras que son muy poco amargas e incluso nada picantes.

El uso que se haga de estos aceites dependen de nuestros gustos, claro pero también del uso que hagamos de ellos, así podemos experimentar en cocina con aceites más picantes, o probar tostadas con aceites más o menos amargos.

Lo importante es que en mercado hay marcas como Aceites Maeva, que ofrecen un abanico muy amplio de aceites de oliva virgen extra de la mejor calidad y con una variedad de sabores e intensidades para todos los gustos.